PUBLICIDAD, CLICK PARA AYUDAR AL BLOGGER

sábado, 13 de febrero de 2010

4 meses perdidos

Cuando entre en el politécnico a los 15 años no sabia lo que era el trabajo, lo mas cerca que estuve de el fue en una ocasión que tuve que fregar platos en casa, poco mas, si lo reconozco, eran un poquito vago por aquella época, tampoco es que hayan cambiado mucho las cosas después de otros 15 años, el espíritu perdura aunque las necesidades de la vida obligan.

A esa edad llego el día, tocaba pagar al “papá estado” los estudios que tan “generosamente” nos había brindado (quizás se había olvidado que tenia que levantarme a las 5 de la mañana para llegar a las 8, o que pasaba tremenda hambre comiendo arroz, chicharo y huevo en el almuerzo), con una maleta de madera enorme, que pesaba unos cuantos kilos, llenos de comida de la “shopin”, chucherías y ropa de trabajo me subí en una guagua destrozada rumbo a un pueblo en Pinar del Río llamado Piloto, íbamos cantando por el camino, cantando canciones de Carlos Varela paradójicamente, íbamos contentos, que ilusos.

A la llegada nos sorprendió lo poco que se diferenciaba los barracones y hamacas donde dormíamos a lo que habíamos aprendido en la clase de historia sobre como vivían y dormían los negros esclavos en los tiempos de la colonia o en la novela “Sol de Batey”, aun así reinaba la alegría, hasta el día siguiente en que nos topamos con la realidad, un desayuno de “cerelal” (quizás no lo escribí bien) y para el campo, o mas bien meternos en una autentica piscina pues a las 6 de la mañana ese campo lleno de “matas” de tabaco era como meterse en un estanque de agua, el trabajo era agotador tanto para chicas como para chicos, de sol a sol recogiendo hojas de tabaco y las muchachas ensartándolas en una casa de tabaco de madera y oscura, así 4 horas por la mañana y 4 por la tarde, comiendo lo mismo que en el politécnico o peor, sin luz en muchas ocasiones por los apagones (hablo de mediados de los 90) , y 30 libras perdidas solo en los primeros 15 días, así durante un mes, y al año siguiente lo mismo de nuevo, cuatro veces en total, 4 meses perdidos que supuestamente sirvieron para devolver a la "revolución" el favor de mis estudios.

¿Educación gratuita en Cuba? No, se pagan con 4 meses de trabajo forzado en las mas infrahumanas condiciones, aunque quedan también momentos buenos por los amigos, momentos divertidos que nada tienen que ver con unas condiciones decentes de vida, sino con la necesidad del ser humano de hacer su espantosa vida un poco mas alegre si cabe.

La escuela al campo, tiempo perdido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...