PUBLICIDAD, CLICK PARA AYUDAR AL BLOGGER

viernes, 1 de enero de 2010

51 años. ¿Motivos de celebración?


Un giro cruel y despiadado de la historia hizo que los cubanos tengan que aguantar como el régimen se jacta de su llegada al poder, justo en el día en que se celebra la llegada de un nuevo año.

¿Batista no pudo esperar un día más para irse en su avión? Menuda broma de mal gusto.

Los noticiarios de televisión, la radio y la prensa oficial inundan sus contenidos con propaganda política (para variar, nótese la ironía) en unas fechas en las que esta debería desaparecer del panorama para dejar que el espíritu familiar y de celebración se apodere de las calles y los corazones de las personas. Sin embargo todo lo que el cubano ve a su paso mientras sus ciudades sufren el paso del tiempo son recordatorios continuos de todas esas supuestas ventajas que trajo consigo la revolución, salud y educación gratuitas, justicia, etc., así una y otra vez, como si hubiera ocurrido ayer el derrocamiento de la dictadura batistiana, como si esos 51 años nunca hubieran pasado.

Dicen que una mentira puede convertirse en realidad si se repite constantemente, son 51 años repitiendo lo mismo y para los cubanos esa mentira se ha convertido en una falsa verdad en sus cerebros.Como robots, presos en una isla que no puede mirar al mundo y compararse, les es imposible ver algo mas allá del muro virtual en el que se ha convertido el mar azul que rodea la isla, solo el cubano exiliado o el que tiene un acceso pleno a la información dentro de cuba (algo casi imposible sino se es afecto al régimen) puede desenchufarse de esa absurda “realidad” impuesta a base de repeticiones.

La pregunta es inevitable. ¿Qué estamos celebrando?

La nada, pues no hay nada que celebrar, solo se puede celebrar un nuevo año y que este traiga por fin una puesta a cero nuevamente del reloj cubano que en 1959 se paró y empezó a girar en sentido contrario como en la película “ El curioso caso de Benjamin Button”.

¿Qué se celebra en Cuba? Solo basta recorrer sus calles en estas fechas, mucho silencio y hastío, la cruel coincidencia que provocó Batista en su huida aquel primero de enero no hace sino ahondar más aun la tristeza de saber el tiempo perdido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...